estudiar FP

Estudiar FP: la mejor vía para incorporarse al mercado laboral

Estudiar FP se ha convertido en la mejor opción tanto para trabajadores que quieren mejorar su situación laboral, como para estudiantes que buscan una vía rápida y efectiva para incorporarse al mercado de trabajo.

Formarse durante toda la vida es imprescindible para ser competitivos en el actual mercado laboral, en el que las empresas cada vez demandan más perfiles especializados.

La Formación Profesional es la opción preferida para los estudiantes básicamente por las siguientes razones:

  • Estudiar FP te permite convertir tu vocación en profesión, ya que existe una oferta muy amplia y variada de titulaciones.
  • Las competencias que se adquieren cursando FP se ajustan mucho más a la demanda del mercado de trabajo que la formación que se imparte en la Universidad.
  • Haciendo FP también podemos acceder a becas europeas como la beca ERASMUS, por lo que podemos perfeccionar otros idiomas y conocer directamente otros mercados.
  • Estudiar FP ya te forma para ejercer de forma cualificada una profesión, pero además te permite acceder directamente a la Universidad. Además, en el caso de los Ciclos Superiores, podrás convalidar algunas asignaturas del grado universitario.
  • Existe un déficit de titulados de Formación Profesional en España en comparación con otros países de la UE, por lo que estos titulados son absorbidos con mayor facilidad por el mercado de trabajo.

Por todo esto, podemos afirmar estudiar Formación Profesional se convierte en una opción excelente para optar al puesto de trabajo deseado. El problema surge cuando tenemos que alternar la formación con el trabajo u otras obligaciones, ya que la formación presencial requiere muchas horas de asistencia obligatoria.

Ventajas de estudiar FP con formación semi-presencial

La formación semi-presencial ha irrumpido en la oferta de formación profesional como una modalidad flexible y adaptada a los requerimientos de cualquier perfil de alumno. Al cursarla, obtenemos las siguientes ventajas:

  • Ausencia de horarios rígidos: podemos organizar el estudio haciéndolo compatible con el resto de obligaciones cotidianas (es posible estudiar a última hora, los fines de semana, en festivos…).
  • Flexibilidad: los alumnos conocen desde principio de curso los temas que tendrán que estudiar y las evaluaciones que tendrán que entregar cada semana. Pueden organizar mucho mejor su tiempo de estudio.
  • Compatibilidad: la modalidad semi-presencial solamente exige impartir de forma presencial algunos contenidos, por lo que el resto se puede hacer desde casa. Hacer compatibles la modalidad presencial y la modalidad online permite sacar el máximo provecho de ambas.
  • Reducción de costes: el tener que asistir solamente a algunas sesiones presenciales disminuye el número de desplazamientos. Tampoco es imprescindible residir cerca del centro de formación.
  • Seguimiento personalizado: los tutores tratan de forma directa con cada alumno, llevando un seguimiento de sus progresos y resolviendo todas las dudas.

A modo de resumen, podemos decir que la formación semi-presencial está suponiendo una adaptación de la oferta formativa a las necesidades del mercado actual, dando a las nuevas tecnologías el protagonismo que ya tienen en nuestra vida cotidiana. Por otro lado,  ha roto definitivamente tópicos como “la asistencia a diario es imprescindible”. Éste y otros, tan vigentes durante décadas pasadas, han pasado a mejor vida.

Si estudias FP no lo dudes, ¡tu modalidad es la semi-presencial!

Antonio Navarro, 

Profesor en Formas Almería y responsable del blog:  DESCUBREFOL