mentir en la entrevista de trabajo

¿Me perjudica mentir en la entrevista de trabajo?

Cuando nos enfrentamos a una entrevista de trabajo tendemos a exagerar nuestras bondades y encubrir nuestros puntos débiles de cara a obtener el puesto, pero, ¿dónde está el límite? ¿es conveniente mentir en la entrevista de trabajo?

A todo el mundo se le ha escapado alguna mentirijilla en el proceso de selección a fin de obtener la aprobación del reclutador. Pero hay que ir con cuidado: mentir en según qué cosas nos puede suponer perder la oportunidad de obtener el puesto.

Es muy diferente decir una mentirijilla piadosa a un embuste, el cual puede excluirnos de forma inmediata del proceso selectivo.

Ensalzar lo bueno, ocultando lo negativo.

  1. Sí puedes exaltar y aumentar tus triunfos formativos. Es una forma de venderse a uno mismo. Incluso según qué reclutadores pueden encontrarte más interesados y motivado que al resto si haces esto.
  2. Cuando te pregunten por tus expectativas salariales utiliza el salario más alto que hayas percibido. Si dices una cantidad inferior, intentarán pagarte eso o menos, ¡por lo que está bien aspirar a mejor!
  3. Cuando te pregunten por tus debilidades, no contestes con total honestidad. ¿Te imaginas diciéndole al reclutador que eres vago, deshonesto o poco profesional?  Lo que puedes hacer es convertir una fortaleza en debilidad. Por ejemplo: “Soy demasiado perfeccionista”.
  4. También puedes adornar el tiempo que has trabajado en una empresa. Imagina que comenzaste en tu anterior trabajo en noviembre de 2015 y terminaste en diciembre de 2016. El reclutador pregunta: “¿Cuánto tiempo estuviste trabajando en tu anterior empresa?”  Lo correcto sería decir 14 meses, pero “dos años” suena mejor. No es tanto mentir, sino adornar.
  5. Una posible estrategia para forma de ganarse al reclutador es compartir hobbies con él o la compañía. Puedes investigar sus aficiones, y si los compartes, añádelos a tu CV. No se trata de mentir, si nunca has hecho parapente, no digas que vas todos los fines de semana a descargar adrenalina. Sin embargo, si eres gamer hasta la médula y pasas los días jugando a videojuegos, te pierden las compras o salir de fiesta sin control, omítelo. En la mayoría de casos, ninguna de estas características serán positivas en el desempeño del empleo.
  6. Nunca jamás mientas acerca de las habilidades que posees. Si no hablas inglés, no digas que tienes nivel medio. Si llegan a contratarte y tus superiores descubren que has mentido, tendrá repercusiones y te cerrarán las puertas de la empresa para siempre. Lo mismo para cualquier habilidad que no poseas e intentes maquillar.
  7. No digas nada que no se te haya preguntado. No hables mal de algún exjefe o excompañero ni expliques detalles laborales o privados comprometidos. Cualquiera de estas conductas te excluirán de la carrera por el puesto.

Éstas son algunas cosas en las que puedes “mentir” en una entrevista de trabajo y algunas en las que nunca debes hacerlo. Aunque el verdadero mérito no está en decirlas, sino en hacerlo bien. Ante todo recomendamos mejor que mentir, “vender bien”: ensalzar lo bueno, ocultando lo negativo.

Por último, presta atención a tu comunicación no verbal: si dices una cosa pero transmites otra generarás desconfianza. Puedes probar a ensayar delante del espejo para ganar seguridad antes de la entrevista.

Fuente: Universia